martes, 28 de junio de 2005

Hasta Luego


Ya se ha ido. Ayer por la tarde la dejé en el aeropuerto y regresé a casa entre lágrimas y sonrisas. Lágrimas por lo que la echo de menos y sonrisas por lo bien que lo hemos pasado. Se podría decir que en estos días hemos experimentado todo tipo de emociones, desde la ilusión, hasta la tristeza. Hemos reído, llorado, bebido, comido, adivinado el futuro, trazado destinos, trasnochado, actuado, jugado, comprado, llamado, abrazado, besado…

Hasta muy pronto, Cati.


4 comentarios:

Kostas H. dijo...

Para eso están también las amigas: para echarlas de menos, sintiendo que las quieres, que te quieren, que te aprecian, que las aprecias, que las necesitas, que te necesitan...
En fin, todo eso de lo que, últimamente, parece ser que el ser humano se ha olvidado...
Besos de amiga

Isthar dijo...

¿No resulta realmente maravilloso tener ocasión de disfrutar momentos así? ;)

Una hija de puta con clase dijo...

Totalmente de acuerdo. La próxima eres tú, así que tú verás como te lo montas. ;-)

Juan de Dió dijo...

Juer, eso si ke es amistad... ke envidia ^_^

Y pensar ke mis amigfos ni me vienieron a ver al hospital ^_^

Un beso y sigue con el blog ke lo visito mucho