miércoles, 21 de septiembre de 2005

Mi coño y yo


Desde hace días ando dividida en dos partes: la parte que apoya a mi mente y la parte que defiende a mi corazón. Ambos están en mi cuerpo, pero no se llevan bien. Ni tan siquiera de jóvenes porque la mente quería más a mi madre y el corazón más a mi padre. En fin una lucha que nunca les ha llevado a ninguna parte. La cuestión es que ahora andan peleadísimos, suerte que en estos casos yo siempre recurro a mi coño. Es el que mejor me entiende, no en vano ocupa un lugar protagonista en mi vida y en este blog.
Mi coño dice que si hago caso a la mente me privaré de las más bellas emociones, pero que si hago caso al corazón perderé la cordura y corro el riesgo de hacer el idiota, en cambio si me dejo llevar por lo que él, mi coño, siente mi vida será un gran saco de placeres. Por otro lado, también dice que puestos a decidir no necesitamos a nadie más, que como nos conocemos tan bien nos basta con un par de minutos para ser felices los dos y que así se relajaran la mente y el corazón y quien sabe si hasta se reconcilian.

Creo que una vez más le haré caso. Siempre tan sabio. Sé que el corazón y la mente le tienen celos porque le mimo demasiado, pero cómo no le voy a mimar si me da tantas satisfacciones.

32 comentarios:

AKSARAY dijo...

Pues yo prefiero mimar mi mente y corazón para después disfrutar de mi coño , oiga¡

Isthar dijo...

Creo que es una buena idea, después verás sin duda las cosas más relajadas... ;)

Anónimo dijo...

In-greible ...! Si piensas así de verdad ... me encanta! Ojalá yo pudiera hacerlo así pero ... no se, la cabeza raras veces me funciona, yo me guio demasiado por impulsos (lo malo es que no sean la mayoria sexuales xD soy un poco bruto) :oS
Y coincido con Isthar.
Fdo. Lobito

Ultrasónica dijo...

Coño! es verdad!

Zolsaihan dijo...

Se pueden disfrutar de los dos, mente y corazón solo que en distintos momentos. Muchas veces las cosas no son difíciles de entender o realizar, nosotros las hacemos difíciles.

Sobre el papel que juega tu coño, es secundario, siempre ira acompañado o bien de tu cabeza o bien de tu corazón. (un segundón vamos, complemento)

Kostas H. dijo...

¿Mente, corazón?. Nos han enseñando a guiarnos con la mente y dejar el corazón de lado pero, ¿y qué tal las entrañas?. Estas no nos suelen engañar, aunque nos engañemos...
Dicen que el cerebro es el mayor órgano sexual que tenemos "asín que", la "cosa" está chunga, chunga, chunga, jajaja

Chin dijo...

Voy a ver qué hago con la polla, pero en mi caso es mala consejera. Satisfacciones, rápidas, me las da pero otra cosa no :)

Treiral_ dijo...

Es una forma de enfrentarse a los diversos dilemas que nos ofrece la vida, particularmente prefiero pensar ya que así me evito mover otros músculos, puesto que el corazón probablemente me haría moverme y el tercero en discordia no hace mas que joder ;)

KAFTRADO dijo...

Increible!! Y yo que pensaba que eso de pensar con la polla estaba mal visto!! Voy a darle más importancia a lo que me digan desde mis partes fálicas... Donde acabaré?

Petons a tu cerebro, a tu corazón y ....

Negative dijo...

no lo entiendo... a la que oigo coño, ya no puedo procesar mas XD

Deyector dijo...

Haces bien, si lo sotros dos no se ponen de acuerdo, este te dará más satisfacciones, pero yo trataría de usarlo como elemento de decisión sólo cuando no haya consenso, en el resto de los casos suelen ser más sensatos cerebro y corazón (juntos, ojo, el corazón solo es un tarambana y el cerebro un aburrido)

The First of the Gang to Die dijo...

tia, q no has pensado en publicar tus escritos?

Juan de Dió dijo...

¿Oche y donde dice uté ke venden los coños esos?

Anónimo dijo...

Los coños no hablan, escupen.

coco dijo...

buenooo, con lo que echaba de menos un coño, pues ahora más...

Hay que joderse.

treiral_ dijo...

omg! 4 dias sin postear nada! tengo mono de ti! cuando vuelves? ;) (la verdad es k ya va siendo hora de k yo tb actualice... subire alguna tonteria)

Pandex dijo...

ya en nadie se puede confiar, solo en una misma y en su coño!

C.- dijo...

Para una puta con clase:
Mis respetos un Taxi Boy con estilo
Besos
Te leeré desde muy lejos...

Arkadiaz dijo...

Eres genial y sabia como nacida en las antipodas celestiales. El coño es la una realidad que mueve el mundo...lo que el coño decide, es lo que se hace, es la maquina que nos mueve a los hombres.
En definitiva, el COÑO ES SOBERANO, por lo tanto no necesita corazon ni cerebro..es autonomo.
Brindo por la hermosura de tu coño!!!

Te he linkeado en Arkadiaz.

Mary Red Rose dijo...

Nada mas cierto. Mejor a veces una y su coño. En completa privacia claro está.

Negative dijo...

queremos mas, queremos mas, queremos mas!!!!!

te ha absorvido el coño la capacidad narrativa?

NUEVO POST YA!!!

un saludo

Lady Bathsheba dijo...

el coño!! muchos respetos para darle...y es cierto..cuantas satisfacciones nos da!

amstel dijo...

Este post es sin duda Sublime...

Anónimo dijo...

Pues yo creo que la idea no es tan buena, al menos si por mi polla fuera no haría más que cagarla traicionando mi mente y mi corazón... . Por otro lado, cierto que en cuanto a orgasmos me iría mejor.

Tu alma gemela dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, cuando la mente y el corazón se lían a bofetadas....me desconcierto. Entonces recurro a la tercera pierna (la corta, claro) y resulta una mediadora infalible en la resolución de conflictos. Es la leche....¡¡que sabia es la madre naturaleza!!!, nos dotó de casi todo.

Crypto dijo...

Si señora o Señorita con dos ovarios si es que no hay nada como Relajarse que andamos todos que parece que hace que no nos relajamos hace demasiado

david dijo...

Hola felicidades por tu blog.
Un saludo.

porno gratis

CuCu dijo...

Me encantó tu blog, te dejo mi correo, espero saber de ti danic58@hotmail.com

broncobily dijo...

Entre el post "Mientras llegas"
y este, me he quedado bloqueado tía píenso seguir mírando blog desde hoy mismo.

9 songs.

Anónimo dijo...

el coño es el espejo del alma

sublimidad dijo...

Me gustó. Un saludo!

Claudia dijo...

Mi coño es la fuente de toso mis placeres. Sólo cofio en mi coño y en nadie más