martes, 6 de febrero de 2007

Por el desagüe

Llego a casa, tan cansada que a duras penas puedo encajar la llave en la cerradura de mi escondite.
Una vez dentro suelto todo, me deshago del abrigo, el maletín, la altura de mentira y la mirada de asesina.
Por fin desnuda y con la ligereza del presidiario que se libra de la enorme bola de acero entro en la ducha. Abro el grifo y me apoyo en la pared mientras se deshacen poco a poco los rizos, la mascara, el estrés, la impuntualidad y todo lo que hace de mi espalda una piedra inmoldeable.
Bajo la mirada hacia el desagüe mientras veo como todo se va por él sin importarme nada, sin preocuparme que será de mí sin todo lo que pierdo.

El sonido del agua es lo único que quiero escuchar, el jabón deslizándose por mi piel las únicas caricias que agradezco y mis manos el ardiente amante que deseo.

El vapor apenas deja ver lo que hay detrás del cristal. Cierro el grifo. Todo se ha ido por el desagüe y tras el empañado espejo, sólo queda una cosa: fragilidad.



14 comentarios:

Ma. Candela dijo...

tras la puerta se queda plantada la rutina...

ybris dijo...

¿Fragilidad?
No te creo.
Siempre creí que vivíamos mucho tiempo en un paréntesis del que nos desprendíamos para encontrarnos.
Los que saben hacerlo como quien se quita una máscara acaban encontrándose en la propia firmeza humilde más que en su fragilidad.

Es formidable leerte con esa música de fondo.
Uno se siente atrapado en la belleza de tus palabras y en la certeza de que siempre hay gente que sabe quién es en el fondo de todo.

Muchos besos.

Treiral_ dijo...

k envidia me das :3

Vero dijo...

¿Y no sería menos agotador empezar el día sin todos esos complementos?
Si terminas así todos los días...
Yo me lo replantearía...
Un saludo

bydiox dijo...

Me transportas a esas mañanas grises, en las que ni la cama ni el sueño han logrado borrar de tu cuerpo el paso del día anterior.
Lentamente te despiertas, caminas con pasos torpes hacia la ducha, el pelo no te deja ver muy bien pero no te importa en absoluto. Te quitas la ropa con desdén y bajo la ducha, las gotas tocan tu cuerpo como si te estuvieras inyectando un cuerpo nuevo a presión. Y bajo la ducha revives o tal vez vuelvas a nacer puesto que la muerte te alcanzó la noche anterior.


Mi primera visita, creo que no será la última (espero acordarme de las señas de esta casa).

Ha sido un placer... desde el otro lado.


P.D: Quizá sea estúpido, pero la música me ha recordado a Vangelis y en concreto a la banda sonora de Blade Runner y a esa atmósfera oscura y solitaria y ese paisaje nocturno...

mAgUi dijo...

no creo que lo que quede sea fragilidad, no puedo firmarte en el blog porque no me coge la contraseña, pero decirte que me encanta como escribes, lo que cuentas... absolutamente todo. te leo desde hace mucho tiempo, me reconforta... en estos momentos en lo que todo lo que me rodea es una autentica mierda tu blog me da esa acidez que necesito. me encanta simplemente. yo soy magyca o sopi (antes quizas te suene). este es mi blog http://milcuatrocientoscuarentaminutos.blogspot.com/

aunque no es muy bueno, y menos ultimamente

Morgana dijo...

ES la primera vez que paso por aquí y te lo advierto, volveré... ;-)

Jose dijo...

Qué bonito, niña.

(Cuando vives solo, muchos sueños se van por el desagüe...)

dark ikari dijo...

hola ...puedo decir tu nick?

te acabo de agregar a mis links, te leere mas seguido.

en la ducha....aun esperas al amante que llegara algun dia?

Anónimo dijo...

Brillas tanto de noche encantadora
Y te mueves segura
Y tu mirada que llena el aire de energía
Entre tierna y dura

Háblame de ti bella señora
Háblame de ti y de lo que sientes
Háblame de ti y de tus silencios
Háblame de ti y de tus amantes
Y de tus amantes

Háblame de ti bella señora
De tu mal secreto
De tu noche oscura
Yo te encuentro bella como una escultura
Señora solitaria
Señora solitaria

Háblame de ti bella señora
Háblame de ti sinceramente
Llevame contigo a tu misterio
Llevame contigo a tu apartamento
A tu apartamento

Mi paraiso perdido
Lo puedo ver en ti
Lo se
No tienes nombre ni apellido
Si dejas resbalar tu vestido

jose otra vez dijo...

¡¡Yo quiero de lo que ha fumao el tipo de antes!!

Una hija de puta con clase dijo...

XDDDDD

Nocturna dijo...

Un post encantador. Deliciosamente encantador. Aunque no suelo comentarte, sabes que te sigo de cerca, linda.
La música, perfecta.

Besos Húmedos

sin peras en el olmo dijo...

Un post genial, yo también te leo desde hace tiempo, aunque nunca comenté nada, así de indiscreta es mi lectura.
Habría estado bien, escucharte de fondo, por ver si la inflexión de tu voz se quiebra en la escritura. Quizá así, a algunos les sacarías de dudas sobre esa fragilidad...