martes, 31 de agosto de 2010

¡Oh, oh, cógelo!

Hoy ha sido el día. Supongo que llevaba semanas pensándolo. O quizá no. O quizá sí. O no sabe ni lo que quiere, pero está claro que a mí no. Y me lo ha dicho así, sin más, con la serenidad del verdugo que baja el hacha hasta que siente como el cuello del sentenciado a muerte cruje al cortarse mientras el afilado filo separa de un golpe seco la cabeza del cuerpo, aun caliente y sangrante. Sí, algo así ha sido.

Y yo que no lloro ya por nada, salvo por todo aquello que me hace llorar, me he subido digna al metro, disfrazada de una de esas gilipollas que van con gafas de sol incluso a varios metros bajo tierra. Lástima que a mí me lata el corazón. Así que me he colocado los cascos del mp3, he dado al play y ha comenzado a sonar una guitarra eléctrica. Mientras la luz se iba oscureciendo, y la gente ha comenzado a moverse al son de la música que hasta ese momento pensaba que sonaba sólo para mí, así que para no ser menos yo también he comenzado a bailar hasta que no sé de qué manera ha aparecido un micrófono en mi mano y al mirarme en una de las ventanas no me he reconocido. Mi pelo había crecido, mis pantalones ensanchado, mi camiseta se había convertido en una blusa semitransparente y suelta y mis zapatos habían desaparecido. Estaba fea de cojones. Pero he comenzado a gritar: -Didn't I make you feel like you were the only man -yeah! Didn't I give you nearly everything that a woman possibly can? Honey, you know I did! And each time I tell myself that I, well I think I've had enough. But I'm gonna show you, baby, that a woman can be tough-. 

Todo el mundo estaba enloquecido, bailando y dando palmas. Yo recorría el metro, micrófono en mano, girando sobre mí misma sin parar de cantar. Al fondo un chico negro tocaba la guitarra. Me he acercado hasta él y hemos cantado juntos: -Take another little piece of my heart now, baby! oh, oh, break it! Break another little bit of my heart, now darling, yeah, c'mon now. oh, oh, have a. Have another little piece of my heart now, baby. You know you got it -whoahhhhh!!-.
En este momento se ha unido incluso el conductor del metro, que agitando su melena ha animado a un chaval postrado en silla de ruedas, que de la manera más natural ha saltado de la silla para bailar con todos los demás y entonces todos juntos hemos cantado: -Come on, come on, come on and take it. Take it! Take another little piece of my heart now, baby!-.

-Din don din. Próxima estación: Paseo de Gracia-.

Todo ha vuelto a la aparente normalidad, he recuperado mi aspecto inicial, los pasajeros han seguido con su trayecto y yo me he bajado del metro, con un terrible dolor de garganta.

10 comentarios:

coco dijo...

Bienvenida al club.
(Además, confieso que acabo de comprarme una fender stratocaster por ebay, por si te quedaba alguna duda sobre mi estupidez).

theyedropper dijo...

Mirelo por el lado bueno, podía haber sido...
http://www.youtube.com/watch?v=4glm2hol68o

nasty dijo...

Oye...,¿no seria eso un rollo de esos en los que de repente to er mundo se pone a bailar en una estación de metro o donde sea no?
no lo pillo....no

Voy de anónimo. Tengo cita en psiquiatría... dijo...

Buaffff!

Lástima que actualices tan de tarde en tarde.

Una caricia.

Neurona combatiente dijo...

La vida parece un videoclip cada vez que subes al metro con tu mp3, es genial sentirse Beyoncé o U2 por un momento, darle al 'pause' y seguir con tu actuación en las Ramblas al compás de los mimos...si, suena excitante..

Neurona combatiente dijo...

La vida parece un videoclip cada vez que subes al metro con tu mp3, es genial sentirse Beyoncé o U2 por un momento, darle al 'pause' y seguir con tu actuación en las Ramblas al compás de los mimos...si, suena excitante..d

bcn_bcn dijo...

Srta. qué mal te sientan los guiños... el que ha puesto el comentario en tu FBK soy yo... bcnbcn.blogspot.com ... yo mismo y mi mecanismo.

no iba con mala intención... era un guiño

sex shop dijo...

Me ha gustado mucho el estilo de narración.... pero no lo he acabado de pillar...

Kaloni dijo...

Por lo menos nos queda la música para evadirnos, y las emociones baratas, y Hendrix y los Who y los Airplanes...
Y al puto destino, y al resto del mundo, pues mira, le pueden ir dando.

Saludos.

sexoandmore dijo...

Si, para mi también la vida es musica, o la musica es vida, que ya no se ni lo que me digo