domingo, 23 de septiembre de 2007

Dupeto & Picheto

Dupeto y Picheto eran dos amigos inseparables pero con vidas y experiencias muy diferentes.

Picheto mucho más abierto y extravertido que Dupeto, había vivido mucho más que su amigo, a pesar de contar con la misma edad, pero su flexibilidad le hacía mucho más receptivo a la hora de experimentar, aun siendo muy selectivo una vez que se decidía nada podía frenarle. En cambio Dupeto a pesar de resultar muy llamativo por su exuberante físico y contar con muchos admiradores prefería pasar inadvertido, especialmente para todos aquellos que no le inspiraban demasiada confianza. Dupeto era muy sensitivo y se guiaba casi siempre por su instinto.

Un día el simpático y atrevido Picheto le propuso a Dupeto conocer a un gran amigo. Kur, que así se llamaba, era grande y hermoso el sueño de cualquier Picheto, pero Dupeto se mostró dudoso. Después de largas conversaciones entre los dos amigos y del entusiasmo de Picheto contando las maravillas que conocía de Kur, a Dupeto se le despertó la curiosidad, aun siendo consciente de sus limitaciones a la hora de relacionarse, pero en una situación así no podía negarse, además confiaba ciegamente en el criterio de Picheto.

Una noche quedaron los tres, Kur quedó completamente fascinado ante la belleza de Dupeto, pero esto no fue suficiente para que la timidez de éste desapareciera. Así que esa noche Dupeto quedó en segundo plano siendo Kur y Picheto los protagonistas de la velada. Estas veladas se repitieron varias veces más, adoptando Dupeto siempre una postura de observador y eclipsado por el ingenio de Picheto. Hasta que un día, Dupeto decidió formar parte activa de aquellos encuentros. Esta iniciativa hizo que Kur se sintiera muy feliz y contento, lo que llevó a que la relación entre los tres fuera más estrecha, cosa que satisfacía enormemente a Picheto ya que sus esfuerzos por empujar a Dupeto a abrirse a Kur no habían sido en vano.

Ahora Dupeto, Picheto y Kur son un trío indisoluble y tienen la intima formula para que exista entre los tres el respeto y la naturalidad necesaria que hace posible que cada uno ocupe su lugar.


NOTA: Las cosas no son siempre lo que parecen.

18 comentarios:

Adúlter dijo...

A mi me parece que volviste de las vacaciones.
Y las fábulas me encantan.
Así que ¿qué más puedo pedir?

(vaaale, se me ocurren un par de ocsas...pero no hacen al caso).

lacaja31 dijo...

por fin!!

menuda historia, y eso de que no de que no es lo que parece hace que se me ocurran muchas más cosas!!

te leo (con pasión)

juan rafael dijo...

¿Pero no dicen que tres son multitud? Deberiamos cambiar conceptos, tienes razón.

El cautivador dijo...

Gran verdad, las cosas no siempre son lo que parecen. Dupeto y sus dos amigotes son en realidad tres ositos amorosos que por falta de personal (o por tener mangueritas en lugar de mangueras) no pueden completar el corro de las patatas que los elevaría al nirvana de los sodomizadores; es decir, dar y tomar, todo al unísono, como si de una conga se tratara, aunque en lugar del movimiento ladeado aquí se trataría de un golpeteo frontal, al paso de la música, si se quiere. Paso, ahhh, paso, ahhh, paso, ahhh... Así, sin perder el ritmo. La pena es que nuestros tres ositos no disponen de suficiente personal y han de consolarse como pueden, los pobres. La cadeneta pueden completarla solo si el primero de la fila alarga su mano, extiende su dedo corazón y lo introduce en el (esperemos) dilatado esfinter del osito que cierra la hilera. Pero no es lo mismo, que va a ser lo mismo.

AKSARAY dijo...

Pues yo me hago la Picheto un lio
:-)

Kattalintxo dijo...

ya bueno y las cosas tampoco siempre son tan bonitas, verdad?

Pensaba que habría una moraleja tipo, ahora dupeto y kur son super intimos y el otro baila solo.

NOTA: nunca presentes a dos colegas mejores que tu porque te dejaran tirao.

que positiva me despertau hoy coño!

ybris dijo...

Ojalá los tímidos encontraran siempre quien les animara a abrirse.
Más no puedo decir porque más no entiendo.
Sobre todo si no es lo que parece.
Y ojalá tres fueran siempre más que dos.

Besos y bienvenida.

Cati dijo...

Tu y tus historias siempre tan geniales.
Un beso.

Anónimo dijo...

Adivina adivinanza ...

Pueden ser muchas cosas, verdad?

Lo primero que me ha venido a la cabeza es alguien que descubre el sexo anal.

jayboy dijo...

Joer, interpretar esto es como lo de interpretar el misterio de la Santísima Trinidad. Anda! Acabo de tener una idea… Claro que, si no es lo que parece…
Un saludo :-P

Anónimo dijo...

Moraleja: El primer requisito para alcanzar la felicidad en parreja es reunir dos nombres ridículos y horribles, cheridos Picheto y Ducheto, o como se diga.

Mikel dijo...

Y por las noches llevan algun cuadrante, lo dejan a libre albedrío, o es la propia naturaleza la que marca sus ritmos?-

Kraken dijo...

Vuelves de las vacaciones como te fuistes... desinflandote poco a poco...

Enhorabuena para tus cuatro pajilleros incondicionales, se ha estrenado la temporada de los sinsentidos...

Pajillero Inflador dijo...

Algunos se estan desinflando y otros individuos amariconados estan tocando a los cojones en la espera de ser inflados...y lo van a conseguir seguro andando por este camino!!!

Palabra de honor de Pajillero Inflador

BiTeR dijo...

Curiosa historia. No la he entendido muy bien (deben faltarme referencias), pero los nombres son así como grandilocuentes. Siga Ud. así.

Anónimo dijo...

esto me huele a Ti y a tu amiga intima.



saludos J.

Anónimo dijo...

Me he perdido cuando Pichote conoce al Kun.... al final hay sexo?... no se si masturbarme... ayuda por favor
Fran

Anónimo dijo...

Es la historia mas hermosa que has escrito jamas, es una gran pena que no la pueden entender los demas:(