lunes, 26 de febrero de 2007

Deformación Profesional

Una vez "vendido" el amor* sólo un buen servicio post-venta garantiza su continuidad y calidad.

*Entendiendo el amor como un producto.

11 comentarios:

Adulter dijo...

Cierto. Hay que ver cuanto se invierte en marketing y pubicidad, y qué poco en mantenimiento.

xnem dijo...

Al igual que trabajo es fuerza por espacio amor es cariño mas constancia, entre otras cosas.

Ya sabes que los amores, los amigos y las plantas son exactamente lo mismo; si no le hablas, los mimas, los quieres y los cuidas se mueren.

AKSARAY dijo...

¿Y después a quien se le reclama?

Carlos Paredes Levi dijo...

Se compra, se vende, se cambia, se repara....
Me dan pena los románticos; todavía creen que el amor puede vencer a la vida. Ya se van a desengañar.

Ybris dijo...

Brillante deformación para tan comercial producto.
¿Y qué mejor servicio post-venta que la voluntad de reincidir?

Besos

YO dijo...

Qué pena que no se pueda devolver el producto defectuoso al fabricante (su madre) con una reclamación por escrito...

arrebatos dijo...

Y a veces ni con un buen servicio post-venta.
El problema es -creo- que demasiado a menudo la "demo" del producto es poco objetiva. Como todo lo que se vende, claro.
Decepción asegurada, sin duda.

arrebatos dijo...

Vuelvo sólo para añadir que tu post anterior confirma mi teoría.

Isthar dijo...

¿Y la garantía¿ ¿Dónde está el sello de garantía?

clxiperrako, dijo...

Estamos desamparados, por que a veces ni aún insistiendo con buena voluntad, se consigue que se haga cargo de un mantenimiento cuanto menos lógico, alguna revisón, engrase, comprovar niveles etc. Una vez vendido te has de espabilar, claro, luego si te vas a la competencia a buscar alternativas les molesta.
POr cierto, prestame la frase para mi blog, "en ocasiones bebo mosto", un besazo de color rojo

Anónimo dijo...

Se aceptan devoluciones sin el recibo?.... es que no lo encuentro... mierda!
Fran