sábado, 6 de mayo de 2006

Mi hogar*

La casa grita. No existe el silencio. Se han apagado las luces. La nevera está vacía. Los muebles se caen. El gato ha muerto, degollado. Las paredes son de papel. Las puertas han desaparecido. Huele a putrefacción. Hace frío. El suelo se deshace. No suena el teléfono. Los grifos no tienen agua. Él se ha ido.


*Extraído de mi viejo blog.

23 comentarios:

Treiral_ dijo...

Que grande, el efecto de cada frase forma una imagen de pesadilla que se teje y deshila sola =D

aus dijo...

el terror me invade de sólo pensarlo, pero es inevitable; el hogar se construye entre dos, cuando uno se va, el hogar muere...
abrazos afectuosos desde México.

Ignacio dijo...

Sigue compadeciendote de ti misma; ¿donde has escondido la clase?

Luis dijo...

¿regresara?

JoseCrack dijo...

i hope i see you on the other side...

Una hija de puta con clase dijo...

y yo....

sinvida dijo...

Felicidades con un poco de retraso...

Negative dijo...

Pon música.

Radio caca Vol 1, proximamente en portada ;)

Avasallado dijo...

¿Por qué no sales a dar un paseo?
¿O pasas unos días en casa de un amigo o en un hotel?

Saludos

Mariposa de amor... dijo...

Porque no cambias de casa y de aires?

Isthar dijo...

A veces parece increíble lo mucho que las paredes de nuestro hogar se adhieren a las personas, a sus pasos, su ritmo, y su respiración.

Sin ellas, parece desmoronarse todo por momentos...

Un abrazo muy, muy fuerte

dame pánico dijo...

La casa etá en calma. Sólo existe mi silencio. Enciendo la cálida luz de mi escritorio y me dejo caer en el sillón de lectura con una cerveza fría en la mano. de un salto tengo a Ayo (el gato que ella me ragaló) sobre las rodillas, buscando un amigo. Observo un decocnchado en el techo, este piso es demasiado viejo. Me llega el sugerente aroma del asado que estoy preparando en el horno. Suena, de repente, el timbre de la puerta. Hace ya tiempo que Elena se largó. Todavía mucho más tiempo que mi sangre no corría impetuosamente por mis venas. Ana acaba de llegar.

ybris dijo...

Los desastres domiciliarios por ausencias suelen ser reversibles.
De ello se encargan los regresos, otras presencias o nuestra propia capacidad de supervivencia.
A veces incluso la compañía de los desconocidos que desde aquí te miran.
Besos.

yugen dijo...

por que no hablas un poco con las paredes suelen decir cosas muy interesantes

Cati dijo...

Nada deja tanto vacio como desaparecer uno mismo, nada te deja tan roto, nada te hunde mas.
Tomate tu tiempo, y despues respira y vive.
Mis mejores deseos para ti.

myrna dijo...

uyyyyyyyyy esta no es la HP que conozco..

besitos y feliz finde...

lady violet dijo...

Hay momentos en que las palabras no son suficientes...
De todo se sale nina, y por dios tienes barcelona afuera de tu ventana.
Un abrazo de ITALIA.
VIOLA

Bito dijo...

Joder... cómo duele.

Kandinsky dijo...

Sólo decirte que me siento un viejo trasnochado al lado de tu impoluta verborrea.

Pablita dijo...

La casa pasará así una temporada, pero tú decides cómo de larga dejas que sea o si la acortas pronto. Lo mejor es que te pongas manos a la obra, llenes la nevera, arregles los grifos, pintes las paredes... que la redecores como tú quieras que sea. Y sobretodo, si quien se fue hizo daño, no le dejes que la visite mucho cuando la tengas nueva. Tu intención siempre será la mejor pero hay veces que los demonios vuelven a ver la luz y nos llenan la casa de tinieblas.
Un beso ;)

portentum dijo...

y la casa devoró al que se quedó.

angesphera dijo...

Quizás el hogar nunca existió... Felicidades por tu sitio..

unsologato dijo...

rooooonnnnnnnnnnnnnnnnnnn
ronnnnnnnnnn
y saludo félido