martes, 23 de agosto de 2005

Algunas con más de treinta son muy liberales

Sí, es un nuevo fenómeno social. Son mujeres con treinta o más años, tienen un trabajo, viven, en su mayoría, independizadas de sus padres y no quieren depender ni económica ni afectivamente de un hombre.

Estas renovadas mujeres se caracterizan por varias cosas: siguen la moda (todas visten igual), van al gimnasio (intentan eliminar una celulitis más que instaurada es sus muslos), hablan constantemente de lo bien que están solas (así dejan claro a todo el mundo que ellas deciden su soledad), jamás se plantean la maternidad de forma conjunta (no han encontrado a quien engañar), critican a las amigas que tienen pareja estable (es la única forma de disimular su envidia) y se sienten atraídas por los hombres con pareja (piensan que al estar “amaestrados” sería más fácil el manejo).

Es usual verlas frecuentando las salas de “moda”, flirteando y coqueteando, haciendo ver que sólo quieren pasar “un rato agradable” mientras beben y fuman sin parar (es lo que ellas entienden como igualdad).

Esta mujer es inconformista por naturaleza y no se conforma con un polvo de una noche, no. Quiere mucho más, quiere a la presa, quiere lucir un anillo, quiere pasar al otro lado, al lado del matrimonio. Sí, eso es la liberación para ellas: arrastrase hasta convertir al amante en marido y que las saquen a bailar, a cenar y las lleven vestidas de blanco al altar donde terminaran sus pesadillas de golfa solterona y así poder cambiar el exceso de maquillaje por la cara lavada, los tacones por las zapatillas de estar por casa, el gimnasio por las reuniones de casadas, las salidas nocturnas por cenas en casa de los suegros.

Por su puesto, cuando una de estas mujeres pasa “al otro lado” repudia hasta la muerte a las amigas que aún siguen solteras y critica el comportamiento de éstas excusándose en lo mucho que han cambiado, refiriéndose a ellas como “busconas” y no permite jamás que se acerquen a SU presa.

Y así transcurre el ciclo vital de estas mujeres liberales, ambiciosas, con aspiraciones y dispuestas a todo por conseguirlas.

13 comentarios:

Juan de Dió dijo...

otra demostracion mas de comoson en verdad la mayoria de las mujeres...

treiral_ dijo...

recuerdo que en Sex & the City tocaron ese tema una vez, el universo paralelo en el que viven las mujeres casadas con respecto al de las solteras, recuerdo incluso que Sam montó una fiesta anti-bebes :)

las mujeres que quieren casarse no es mi campo, definitivamente, de hecho pareceria que las mujeres en definitiva no son mi campo, tampoco los hombres, donde esten los colegas que se kiten los enrededos sentimentales xD

coco dijo...

Pues no sé qué decir, nunca he tenido de conocer a ninguna. Bueno, ni de esas, ni de las otras...

coco dijo...

el placer (el placer) el placer.
Siempre se me olvidan las palabras importantes. Vayapordios.

Una hija de puta con clase dijo...

Entonces tu comentario quedaría así:

"Pues no sé qué decir, nunca he tenido el placer de conocer a ninguna. Bueno, ni de esas, ni de las otras..."

Ale, arreglado ;-)**

mOe:) dijo...

...cada vez me gusta más este blog...por lo demás, la mutación solter@-casad@ es francamente sorprendente (...si se cambia tanto de "¿valores?" pueden considerarse estos auténticos tanto antes como después??? :))

chin dijo...

Sí, yo conozco algunas. Son mis coetáneas pero no todas son así afortunadamente.

Agustin dijo...

Como las "Carrie & Co". Saludos.

Eneko Alonso dijo...

Wow... me gusta como escribes. Es la primera vez que caigo por tu blog y me ha impresionado. Directa y al grano, metiendo el dedo en la yaga.

Ahora ya estás fichada!

(http://ebeka.net)

mOe:) dijo...

...y otros con más de treinta somos francamente más liberados :)

Anónimo dijo...

ahi das caña!

Steam Man dijo...

Grandeza, rabia, odio ¿resignación? leo en estas letras. Acaba de entrar por las compuertas frias y humeantes de los enlaces de mi Blog gracias de su Odio (La haine), dicen que alimenta y también dicen que el amor destruye... cuantas cosas dice la gnt, no?

Saludos

Anónimo dijo...

menos mal que la treintena es un estado pasajero...