lunes, 13 de junio de 2005

Gustar o no gustar ¿esa es la cuestión?

A lo largo de mi vida he aprendido y desaprendido muchas cosas, unas más útiles que otras, pero al final casi todas han servido para algo: formar el “ser humano” que soy hoy.

Una de las primeras cosas que aprendí, aunque no sé ni cuándo ni cómo (tema de psicólogos), es que gustar es bueno. Supongo que hasta ahí todo está normal. Claro que como ya he dicho antes también he desaprendido y esta es una de esas cosas que o bien he desaprendido o simplemente la he modificado a mi antojo.

La cuestión es que “gustar” es una palabra muy general y lo general especifica poco, por lo que yo, deformación profesional, he tenido la necesidad de escoger un público objetivo y segmentarlo después. Decidiendo así a quien quiero gustar y a quien no. Por lo tanto llegados a este punto gustar a demasiados puede resultar un insulto, por vulgar, y no gustar a según quien, por selecto, puede resultar de lo más halagador.

16 comentarios:

Eragile dijo...

¿Y de que profesión te viene esa supuesta deformación? Te doy la razón gustar gusta y no gustar a veces también, pero reconozco que si algo me hace sentir bien es gustar y si algo me deprime es ver que dejo de gustar. Aim de first!! :P

Ismael dijo...

Por mi parte, con gustarle a Charlize Theron, bien que me conformaría en este momento.

Vale, a Sofia Coppola también, convengamos en que por motivos ligeramente distintos.

jesúsb dijo...

Manolo dijo...

Hasta cierto punto, podemos controlar los gustos propios. Es más difícil controlar a quién gustamos. A veces es una cruz.

Kostas H. dijo...

¿Desaparecida en combate,
o empapándote con oxitocina?.
Esperemos que sea lo segundo y no lo primero...
jejeje
Besos con oxitocina.

Un hombre sencillo dijo...

Tú me gustas.

chin dijo...

Todavía no sé si me gustas pero me provocas curiosidad.

'-.-' dijo...

muy cierto,
hasta dónde no sé.


salud!

Juan de Dió dijo...

Estoy de acuerdo con manolo
Pero creo ke si puedes controlar, bueno mas bien reprimir, los gustos propios.

Por supuesto los gustos de los demas son intocables... por desgracia...

gemmita dijo...

debes de ser una buena publicista!jiji

Hay que gustar a la gente justa y que realmente te vaya a aportar algo. El resto es indiferente..los vecinos no te dan de comer

claudia dijo...

Hey pues la verdad que me confundi un poco o mas bien demasiado... pero pues la idea era felicitarte por tu blog pues es muy interesante...y he aqui el mio http://malditasoledad.blogspirit.com
por si quieres darte unpaseo por ahi....

between love and hate dijo...

publicitaria me imagino...aquí una futura opina que gustar es importante siempre que no sea el primero de tus objetivos. Para mí, el primero sería seducir de manera atractiva a los interesantes (a los que bien has llamado "público objetivo"). Y para el resto, dejaría algo así como ... dirigir su voluntad. Tratarlos por igual sería tan mediocre cómo decir que todos ellos son especiales para tí. ;)

oscura dijo...

Yo, ya sabes...o me quieren , o me odian ...este puto termino medio q no acaba de entrar en mi...
Ay!

Por cierto, te quiero.

Orfeus dijo...

Yo estoy casi convencido de que hay grupos de personas con ciertas características específicas a los cuales les gustan ciertas personas que tienen otras características también determinadas. No hay nada que hacer, sólo gustar o dejarse admirar.

Besos gustativos.

Total Mess dijo...

No sé si es bueno eso de gustarle a TOOOOOOODO el mundo.
Prefiero ser más selectiva a la hora de gustar.
Como así también no TOOOODO el mundo me gusta. Así es que estamos a mano. No te parece?
Vos me gustás, ahí tenés un ejemplo.
Me gustan las/los hijas/os de puta con clase.
Será porque también lo soy? Probablemente.
Besos desde aquí, del sur.

Treiral_ dijo...

¿Y porque parar ahi? Gustar a quien se gusta solo por el gusto de gustarse es como gustarse a si misma mirandose en los gustos de las otras personas (lamento el lio), pero aun asi la cualidad de gustar a quien quieres gustar puede resultar de lo mas agotadora ¿no crees? yo tenia ese 'don', pero lo desaprendi sin querer un dia que llovía bajo un sol abrasador y ahora no se si es que me gusta todo el mundo y no le gusto a nadie o al contrario, que le gusto a todo el mundo pero no me gusta nadie.
Eso si, los odio a todos =P
Saludos desde la isla con la roca de nubes!